Los Tesoros de Fuerteventura: Los poblados aborígenes de la isla

Imagen de los restos de una vivienda aborigen de Fuerteventura

Piedra a piedra, una persona hace miles de años empezó a construir la que sería la casa que lo guardaría hasta la muerte. Su nombre y cualquier pensamiento que tuviera quedaron enterrados en el inminente olvido, pero su obra perdura, aunque ahora está amenazada con desaparecer para siempre. En esta entrega tratamos los poblados aborígenes de Fuerteventura

Los poblados aborígenes son pequeñas conglomeraciones que se aglutinan en torno a los barrancos más importantes de la isla de Fuerteventura. Según José Farrujia de la Rosa, en Identidad Canaria, éstos habitáculos fueron elaborados con piedra seca y colocadas en tendencia circular. La posición en que se ubicaron permitió a los aborígenes majoreros tener un amplio campo de visión sobre el terreno, y desempeñar una labor recolectora, al ser la tierra fértil.

Los hogares estaban situados de tal manera que pudieran defenderse y controlar a otras poblaciones. Estas agrupaciones, de acuerdo con Farrujia, están en estos momentos semiderruidas, incluso, en algunos casos, es casi inexistente. A pesar de formar parte de la imagen de la Prehistoria de Fuerteventura, son distintas las causas que ha provocado su gradual destrucción, entre ellas, la mano del hombre, que es la gran culpable, de acuerdo con el autor.

Según la opinión del escritor de Identidad Canaria en ‘Del Jable al Malpei’ de Radio Sintonía, en Canarias se está dando un fenómeno de patrimonalización, es decir, un proceso por el que se declara como bien patrimonial a unas edificaciones que desde siempre han pertenecido a las élites canarias, como iglesias o grandes viviendas . De hecho, si nos dirigimos a la página de Bien de Interés Cultural (BIC) del gobierno de Canarias, veremos que en Fuerteventura hay 28 ermitas e iglesias dictaminadas como tal, mientras que solo hay siete BIC vinculados al patrimonio aborigen.

FARRUJIA DE LA ROSA, J. (2018) Identidad Canaria. Fundación Canaria Tamaimos

Deja un comentario