«A los que se fueron y a los que quedan». Este sería el título con el que Eleuterio Brito, Tero Brito, periodista durante 45 años,  encabezaría el Pregón de la Fiestas de La Peña al que dará lectura el próximo jueves, día 15 de septiembre, en la plaza de Vega Río Palmas.

 

Tero Brito acude hoy a la cita con la radio, minutos antes de las diez de la mañana, con su habitual sonrisa y disposición para la conversación, una conversación que gira en torno a su vinculo con el municipio de Betancuria y especialmente con La Vega. Describe nuestro invitado con sencillez, su vida en la casa de sus abuelos en Gran Barranco y posteriormente su vivencias en el municipio de Puerto del Rosario. Recuerda con claridad en los detalles su relación con la Virgen de La Peña que comienza siendo un niño cuando una caída de un burro le llevara al hospital debido a la rotura de una pierna, «en ese momento mi abuela y mi tío ofrecieron a la Virgen promesa si me recuperaba».

Para Brito, la mayor tradición, la más importante en Fuerteventura, «es acudir a la Fiestas de La Peña, acudir a la Romería, ser romero, pagar promesa». A su juicio independientemente de nuestras creencias religiosas, siempre hay un motivo para participar en este encuentro anual.

El periodista hace referencia en su relato a aquellos años cuando las fiestas más importantes de la isla eran las de la Villa de Betancuria, «eran igual o más importante que las Fiestas de La peña». Y añade, «pero la Fiesta de Betancuria se fue quedando atrás y las de La Vega cada año contaba con mas asistencia de vecinos de la isla».

En relación a su pregón dice que «yo no voy a hacer un pregón fundamentado en lo que es la Historia de la Virgen de la Peña. No, eso ya está más que dicho, está más que escrito». Considera que ese aspecto ya lo han tratado gente que sabe mucho sobre la historia de la imagen.

Sí destacará, entre otros, dos aspectos  que considera importantes. Por una parte la Fuerteventura vaciada que en su opinión se ve reflejada en el municipio de Betancuria. Asegura con rotundidad que hay que buscar formulas para que la gente joven se quede y la que se ha ido vuelva a esta zona de la isla, para que que no continúe la despoblación.

La segunda consideración tiene que ver con el Macizo de Betancuria, un espacio de alto valor geológico que -recordó- según la Asociación Española de Geología podría tener la catalogación de Patrimonio de la Humanidad por el interés que tiene. «Es un volcán abierto al aire libre para hacer estudios, para hacer mil cosas y entiendo que se debería poner en valor», concluye.

Finalmente, Tero Brito tendrá también palabras de recuerdo para los que ya no están y le ayudaron a comprender y querer un territorio donde siempre se ha sentido en libertad. Su pregón irá dedicado «a los que se fueron y los que quedan».

 

Deja un comentario