120 personas sin hogar atendidas en La Oliva en 2019

Centro Hijas de la Caridad en Corralejo

El Centro de Día que atiende en Corralejo (La Oliva, Fuerteventura) a personas sin hogar y en riesgo de exclusión social ha atendido en el último año a alrededor de 120 personas. Allí se desarrolla el ‘Proyecto Camino’, que impulsa la Obra Social La Milagrosa Hijas de La Caridad, y que cuenta con la colaboración económica del Ayuntamiento de La Oliva, y a nivel de coordinación desde los servicios municipales de Bienestar Social.

 

Ayer visitaron el centro el alcalde de La Oliva, Isaí Blanco, y el concejal de Bienestar Social, Rafael Benítez, donde les explicaron los resultados del programa sor Julia Herrera, de las Hijas de La Caridad, y la trabajadora social de este proyecto, Nancy Guerra, quien destacó que aquí no sólo se cubren las necesidades básicas de los usuarios a nivel de higiene y alimentación, sino que también «trabajamos a nivel social, de asesoramiento laboral y de integración».

 

«Es un proyecto para personas sin hogar o en riesgo de exclusión social, es decir, que comenzamos a trabajar con ellos desde las necesidades más básicas, con el objetivo de ayudarles a integrarse. Actualmente contamos casi 30 usuarios activos, y durante el último año, desde que comenzó el proyecto, se ha prestado atención a 120 personas», explica Nancy Guerra.

 

«Estamos muy contentos de poder colaborar con este colectivo que cumple 45 años de labor social en nuestro municipio, ayudando a personas de cualquier edad y condición», valoró Isaí Blanco, que declaró sentirse «orgulloso de poder apoya a quienes ayudan a salir adelante a personas que, por distintas circunstancias, se encuentran en una situación difícil».

 

Rafael Benítez destacó que «nos sentimos muy satisfechos con este servicio que trabaja a en la atención de necesidades básicas, pero también de integración», y con el que «nos gustaría seguir colaborando», dijo el concejal de Bienestar Social.

 

Este Centro de Día atiende actualmente a unas 30 personas, ofreciéndoles dos servicios de comida al día, desayuno y almuerzo, servicio de ducha, una sala de ordenador y de actividades de ocio, y contando con el apoyo de la trabajadora social y de los voluntarios del colectivo para ayudar a los usuarios a encontrar casa y trabajo, realizar currículums, etc.

 

Los resultados de este programa han sido muy positivos, señala Nancy Guerra, pues la mayoría de los usuarios con los que hemos trabajado en el último año ha conseguido salir adelante, por ejemplo «encontrando trabajo o yéndose a vivir con otros usuarios a un piso compartido». Destaca también sor Julia Herrera la importancia del servicio de comedor, en el que se ofrece comida casera preparada en el propio centro, «comida rica y menús equilibrados».

 

Otro aspecto importante del Proyecto Camino es la coordinación con los servicios de Bienestar Social del Ayuntamiento de La Oliva, que realiza la valoración de los usuarios solicitantes del servicio. En este sentido, explica la trabajadora social, «aquí sólo podemos atender a quien lo solicita, de manera voluntaria, y que lo necesita», según la valoración de los servicios municipales, aunque también se han dado casos en que «se ha ayudado a personas en situación de indigencia que no podían valerse por sí mismos, y que se trasladaron al centro con la ayuda de la Policía Local de La Oliva».

 

En cuanto al perfil de los usuarios, en su mayor parte son personas individuales, aunque explican desde el Centro de Día que está cambiando. Tradicionalmente han sido hombres, aunque últimamente también llegan parejas, y está aumentando el número de mujeres, atendiendo actualmente a cinco de ellas. En cuanto a las nacionalidades, se atiende indistintamente a usuarios de nacionalidad española y extranjera, de cualquier etnia o religión.

 

En todos los casos, el servicio contempla la preservación de la identidad y los datos personales de los usuarios del servicio.

 

El Ayuntamiento de La Oliva ha concedido una subvención nominada por valor de 15.000 euros a la Obra Social de las Hijas de la Caridad, que cuenta también con el apoyo de la Consejería de Bienestar Social del Cabildo de Fuerteventura, con otros 75.000 euros.

 

45 años de labor social

 

En el año 1979 las Hijas de la Caridad llegaron al municipio de La Oliva en el año 1974. Comenzaron con un dispensario, ya que en aquel entonces no había centro de salud en el norte de Fuerteventura, y continuaron impulsando innumerables iniciativas sociales, trabajando con la juventud, dando clases de apoyo en los colegios, ayudando a los mayores… hasta el día de hoy, que coordinan el Centro de Día que presta atención en Corralejo a personas sin hogar y en riesgo de exclusión social.

Deja un comentario