«Ningún libro tiene desperdicio»

El joven que rescató de la basura libros que donó a librerías al aire libre en Puerto del Rosario, ha recibido el reconocimiento del Cabildo de Fuerteventura

El Cabildo Insular reconoce el gesto del joven Angelo en su contribución a la lectura.

El joven Angelo Alexandre de Freitas Franco, de diecisiete años, rescató de la basura tochos de libros que su anterior propietario había desechado al no poder venderlos en el mercadillo como de costumbre.

Dichos libros fueron donados por el joven a varias librerías al aire libre, llenando la ubicada en la peatonal Primero de Mayo de Puerto del Rosario, logrando que cruceristas y transeúntes se interesaran por el citado puesto literario.

«Ningún libro tiene desperdicio», ha explicado Angelo, a quien el presidente del Cabildo de Fuerteventura, Blas Acosta, junto al consejero insular de Cultura, Andrés Briansó, han querido agradecer su acto de buena fe con una donación de libros propios del Cabildo.

El estudiante del IES Puerto del Rosario decidió quedarse con varios de los libros salvados, ‘Emilio, o De la Educación’, un tratado filosófico sobre la naturaleza del hombre, escrito por Jean.Jacques Rousseau en 1762, así como algunos de Gabriel García Márquez.

La madre del joven, Marisol Franco, ha explicado que «desde muy pequeñito ya sabía hablar y siempre le ha gustado tener entre sus manos un libro», considerando la lectura como «la mejor forma de nutrirse de conocimiento, de nutrirse de vida».

Aunque ahora dedica sus días a leer a «Hamlet», todo empezó cuando leyó por primera vez «100 años de soledad», lo que le motivó a adentrarse en el mundo de la lectura, de poder viajar por distintos lugares y épocas, sin salir de casa, y quizás, el mejor regalo para esta Navidad.

Deja un comentario