El Ejército se prepara para Mali en Fuerteventura

Imagen del Ejército. Fuente: Radio Sintonía

El romper de las olas contra las rocas se entremezcla con el silbar del viento en una batalla única por hacerse con el sonido reinante en la costa solitaria. De repente, lo que parece un disparo consigue acallar la disputa. Cuerpos vestidos de verde oscuro salen detrás de unos montículos. Unos corren sin frenos hacia el camión y los que portan las armas se quedan como escudos de sus compañeros y compañeras. Podría ser cualquier otro lugar del mundo, pero es aquí, en el Campo de Tiro de Pájara.

Se trata de un ejercicio de preparación que llevarán a cabo en Mali. Entrenan en Fuerteventura porque según relatan, el terreno de entrenamiento se parece mucho al lugar en el que tendrán que llevar las operaciones en Mali. Todos ellos son parte de una misión que comenzó el 20 de febrero de 2013 en Bamako y que constituye el pilar militar de la estrategia de la Unión Europea en el país, que además incluye el desarrollo político y humanitario.

Todo empezó en 2012, con la rebelión de tuareg, el golpe de Estado militar y la entrada de terroristas yihadistas, lo que desembocó en una crisis política, humanitaria y de seguridad en el Estado maliense, dado que se convirtió en un centro de inestabilidad y amenaza para la región del Sahel y Europa. Por ello, el presidente interino en aquel entonces, Dioncunda Traoré, se vio obligado a pedir apoyo al secretario General de la ONU, a la Comunidad Económica de Estados de África Occidental y a la Unión Europea, el 24 de diciembre de 2012. La petición de Traoré incluía el reclamo de una ayuda para reestructurar y entrenar al Ejército.

«Cuando me metí aquí, sabía a lo que iba» sentencian con firmeza los soldados a los que se les pregunta. En unos días, 180 militares partirán a Mali no para participar en las actividades de combate ni con el objetivo de acompañar a los militares malienses en las operaciones. Recalcan en la idea de que todos ellos van en una misión ejecutiva, es decir, para formar, instruir y asesorar con el propósito de fortalecer las Fuerzas Armadas Malienses. Disciplinados, vuelven a la acción entre voces y arena.

El humo de los ensayos danza al son del viento, mientras sus pequeñas ondulaciones se van perdiendo entre el aire a un ritmo pausado. Los camiones vuelven a su sitio y el sonido de las disparos y las bombas va apacigüándose poco a poco. Todos descansan, excepto los soldados que vuelven raudos a sus puestos iniciales, blindando el Campo Nacional de Maniobras y Tiro de Pájara. Es entonces, cuando de nuevo el mar y el viento tronan en una nueva disputa, y el sol, el eterno testigo, observa la riña sabiendo que volverá a terminar con un disparo.

Deja un comentario