Jóvenes majoreros con vocación por la ganadería

Visitamos en la l finca del joven ganadero de 32 años, Héctor Cabrera González, situada en el lugar conocido como “El Cabezo” en Ampuyenta
Visitamos en la l finca del joven ganadero de 32 años, Héctor Cabrera González, situada en el lugar conocido como “El Cabezo” en Ampuyenta
La Rosa de Fuerteventura
La Rosa de Fuerteventura
Jóvenes majoreros con vocación por la ganadería
/

Héctor Cabrera es un joven ganadero de 32 años que comenzó su vocación en el año 2018.  A raíz de la formación obtenida a través de un módulo ofertado en  Gran Tarajal, tuvo muy claro que quería dedicarse al sector de la ganadería. A pesar de la incertidumbre que han traído estos últimos años, la Pandemia y , ahora, la guerra de Ucrania, ha seguido conservando su ganado.

 

Desde ‘El Cabezo’ donde contempla las montañas de Betancuria, la zona de Antigua e incluso el mar, Héctor Cabrera tiene su finca donde se dedica a la cria y cuidado de un ganado que cuenta con unas 180 cabezas. No obstante, debido a la incertidumbre que se viene experimentando en los dos últimos años, Cabrera ha tenido que reducir su ganado, » a como está la comida más vale irse a los animales que den producción, dejarlo y los que no ir quitando», comenta el joven ganadero.

Ante la dificultad para asumir riesgos, Cabrera no es más que otra ganadero perjudicado por el azote de las consecuencias de una situación sin precedentes. «Antes era solo el cereal, pero ahora también el forraje, entonces no puedes aguantar si un animal no te está produciendo una cantidad de leche, no es viable», comenta Cabrera.

‘Queso la Ampuyenta’ es el nombre comercial con el que Héctor Cabrera vende el queso que produce en su finca. De forma vocacional, Cabrera se metió en este sector para vivir de ello, no procede de una familia ganadera, «esto es vocacional, por parte de mi familia el único que tenía ganado era mi abuelo y era para subsistir», señala el ganadero.

Héctor Cabrera es de los pocos jóvenes que se dedica al sector de la ganadería de forma vocacional.

Deja un comentario