El Gobierno de Canarias ha declarado Bien de Interés Cultural a la Iglesia de Santa María de Betancuria, vinculando sus bienes muebles y delimitando su entorno de protección.

El Doctor en Historia Carmelo Torres, nos habla de la importancia de esta declaración para el municipio y para Fuerteventura.

Torres ha explicado que debería haberse hecho en los años 80-90 junto con otras 30 edificaciones religiosas de Canarias y que «fue un error no haberlo hecho en su momento».

«Cuando hablamos de conjuntos históricos hay que diferenciar entre aquellos de la época franquista y los conjuntos históricos a día de hoy dentro de la categoría de Bien de Interés Cultural (BIC)», ha precisado Torres.

El Doctor en Historia ha explicado que había una declaración anterior de la que se aprovechó Bentacuria que fue declarada en 1978 como Conjunto Histórico, y que entró en vigor el 2 de enero de 1979, cuando se entendía que no había ningún grado de protección superior.

Respecto a la declaración de BIC de la Iglesia de Santa María de Betancuria, Torres ha explicado que «el monumento lo requería» y que bajo su punto de vista se trata de «el edificio religioso más importante de toda la isla de Fuerteventura».

Betancuria pudo ser Patrimonio de la Humanidad

También ha aclarado lo que supone en los distintos grados de protección y ha explicado para los oyentes de la radio la investigación mediante la cual ha discernido lo ocurrido cuando en 1988 se planteó que Betancuria fuera declarado Patrimonio de la Humanidad.

«Esa iniciativa se planteó desde el Cabildo de Fuerteventura, pero cuando llegó al Parlamento entendió la gente de otros lugares -los diputados de otras Islas- que ellos tenían valores propios como San Cristóbal de La Laguna, Vegueta, Santa Cruz de La Palma; y entonces el Parlamento para intentar compensar a todos perjudicó a todos», ha explicado Torres.

«Fue a hacer una declaración conjunta de Betancuria, de Vegueta, de Santa Cruz de La Palma, de San Cristóbal de La Laguna, y al final no pasó del Parlamento, ahí se quedó. Ni si quiera llegó a ir a la UNESCO», ha aclarado el Doctor en Historia.

Respecto a la cuestión de si Betancuria podría obtener el reconocimiento de Patrimonio de la Humanidad, Torres ha dicho que «llega tarde, si hubiera sido antes de La Laguna, antes del año 99, sí. Se vendió La Laguna como se quiso vender, aunque sea con algunas mentirijillas».

«En eso ya nos ganó la partida Tenerife con La Laguna con la primera ciudad no amurallada, no defendida, que supuestamente era el primer paso del modelo de ciudad hispanoamericano», ha explicado Torres.

«Hay otras cosas que se pueden declarar como Patrimonio de la Humanidad como Tindaya», ha aclarado Torres, ya que se trata de «el mayor conjunto de podomorfos de todo el continente Africano» y que, a pesar de que no se le haya reconocido el valor, «sí lo tiene».

Entrevista completa al Doctor en Historia, Carmelo Torres, en el siguiente reproductor:

Deja un comentario