La diputada de Nueva Canarias y presidenta de Asambleas Municipales de Fuerteventura, Sandra Domínguez, ha preguntado a la consejera de Agricultura, Ganadería y Pesca, Alicia Vanoostende, por el resultado de la reunión mantenida con los sectores agrícolas más afectados por el brexit.

Durante la sesión de control al Ejecutivo regional, y tras conocerse que el cuatripartito contempla deslizar las ayudas a la comercialización hacia las que se perciben por hectárea plantada, Domínguez dijo que el valor de las exportaciones de legumbres y hortalizas locales al Reino Unido supuso, en el primer semestre de 2018, el 64% de las exportaciones no energéticas.

Las consecuencias inmediatas, según la parlamentaria, “ya las estamos viendo en la reducción de áreas de cultivo, con un 15% menos de producción”.

«Fuerteventura, que el año pasado exportó en torno a cuatro millones de bultos, este año no va a producir ni exportar tomate», advirtió.

Domínguez lamentó que la Cooperativa de Gran Tarajal se haya visto en la obligación de dejar la actividad por las dificultades de un sector, que soporta unos elevados costes y una fuerte competencia de países terceros.

Domínguez ha explicado en los micrófonos de Radio Sintonía que «en Canarias hemos tenido la ayuda de las aportaciones del POSEI» y que «al reducirse los ámbitos de producción, y a salirse el Reino Unido de la Unión Europea las ayudas ya no se podrán dar».

«Hay un trabajo a contrarreloj con la Unión Europea para que esas ayudas se sigan dando independientemente del país receptor de los productos exportados» ha explicado la Diputada de Nueva Canarias por Fuerteventura.

«Si hay menos posibilidades de exportación hay menos áreas, y si hay menos áreas y los costes son más elevados para la exportación, la producción se va reduciendo» ha aclarado Domínguez y ha sentenciado que «es imposible competir con ciertos mercados».

Respecto a la respuesta de la Consejera de Agricultura, Ganadería y Pesca, la presidenta de AMF en Fuerteventura ha asegurado que «nos dio buena cuenta de las negociaciones que ha tenido con el sector, también con la consejería de Turismo y de Economía», y que su intención es la de «buscar un paraguas de ayudas para que esta situación no empeore».

En su intervención del miércoles 11 de septimbre, la portavoz del Grupo Nacionalista Progresista, prosiguió comentando que en Gran Canaria «operarán en esta
campaña seis empresas, una menos que la anterior; mientras que, en Tenerife, se mantienen las tres que existen».

La diputada por NC precisó que, «en lo relativo al tomate, todas las empresas han recortado las plantaciones y la producción. El pepino, recalcó, es otro de los grandes perjudicados ya que disminuirá a la mitad el número de productores, que quedarán reducidos a tres».

En opinión de Sandra Domínguez, “lo más preocupante” para los sectores afectados es la
pérdida de las ayudas al transporte y a la comercialización, lo que puede provocar la
desaparición de más de 30.000 puestos de trabajo.

Fruto de los acuerdos presupuestarios estatales de 2017 y 2018 de NC con el Gobierno de
Madrid, Domínguez hizo hincapié en que se elevara al 100% la ayuda al transporte del tomate a sus mercados internacionales. También se logró, agregó, que la Administración General del Estado abonase el 100% del Programa de Opciones Específicas por la Lejanía y la Insularidad (Posei) adicional, autorizado como “ayudas de estado” por la Comisión Europea (CE).

Ante estas “complejas circunstancias”, la diputada de NC se interesó por la estrategia
delGobierno para paliar los efectos de la salida del Reino Unido de la Unión Europea y por la
reunión mantenida con los sectores agrícolas más afectados.

Deja un comentario