Exigen al Obispado que actúe  ante las declaraciones realizadas por el Padre Báez sobre el asesinato de las menores de Tenerife

Palacio de Justicia en Las Palmas de Gran Canaria

 UGT Canarias exige al Obispado que actúe con contundencia ante las declaraciones realizadas por el popular sacerdote grancanario, Padre Báez, sobre el asesinato de las menores de Tenerife. Unas palabras que han sido difundidas a través de sus redes sociales y cuyo alcance y repercusión aumentan mucho más la gravedad de las mismas.
Desde este sindicato, y en particular desde la Oficina Técnica de Igualdad de UGT Canarias, condenamos este discurso “rancio y manido” y exigimos  a la Iglesia, que a través de sus órganos internos de gobernanza, tomen las acciones pertinentes para apartar a Báez de sus funciones.

 

Desde el sindicato  recuerda que «los hechos vividos en Tenerife la semana pasada han provocado un dolor inmenso en la sociedad canaria, una ciudadanía que siempre ha mostrado su rechazo ante los diversos casos de violencia machista vividos en las Islas y en el resto del territorio español. Como sindicato mayoritario valoramos positivamente el compromiso social de los canarios y canarias, así como de las diferentes instituciones públicas e instamos a la Iglesia Católica a sumarse a esta lucha».

Asimismo, se solicita  a la institución eclesiástica  «el mayor de los respetos hacia una familia rota por el dolor causado mediante el acto más cruel, el de la violencia vicaria».

La Fiscalía Provincial de Las Palmas abre diligencias

La Fiscalía Provincial de Las Palmas, informa esta mañana que ha procedido de oficio a incoar Diligencias de Investigación con objeto de determinar si las manifestaciones realizadas durante los pasados días por Fernando Báez Santana en diversos medios de comunicación y redes sociales merecen la calificación de infracción penal.

Señala la Fiscalía Provincial en una nota que la indignación social generada por tales manifestaciones y el común rechazo de que se han hecho acreedoras animan la presente comunicación. Sin embargo, el respeto que exige el inmenso dolor causado y el sentimiento de pudor ante el proceso de duelo que vive la persona aludida por las mismas exacerban las obligaciones de discreción y reserva durante la tramitación de las Diligencias de Investigación incoadas hasta su completa resolución.

Deja un comentario