Carmen Reyes, vecina de Las Salinas: «no quiero dejar bloques de cemento para mis hijos o mis nietos»

Playa de Las Salinas
La Rosa de Fuerteventura
La Rosa de Fuerteventura
Carmen Reyes, vecina de Las Salinas: "no quiero dejar bloques de cemento para mis hijos o mis nietos"
/
Juan Isaías García Torres se emociona recordando a su padre

La Rosa de Fuerteventura se establece este viernes en Las Salinas y nos acompaña la voz inconfundible de Carmen Rosa Reyes junto a su marido, Cipriano García Torres, con quienes aprendimos tanto sobre la pesca, Las Salinas y la vida de antes en uno de los programas anteriores. Se une a la conversación Juan Isaías García Torres, hermano de Juan, que se emociona recordando a su padre en el que es ahora su barco, el «Arca de Noé».

Carmen siempre ha formado parte de una familia de pescadores y recuerda que desde los 70 hasta casi los 80 no se podía vivir de la pesca porque había muy poco. Muchas de los pescadores tenían que irse fuera y solo unos pocos pudieron quedarse en el pueblo. Las Salinas se construía así como un pueblo pesquero con pocos pescadores, pero muchas historias que contar».

Cipriano García Torres recuerda la primera patera que llegaba a Fuerteventura

Entre esas historias inolvidables, Cipriano recuerda la llegada de la primera patera a Fuerteventura, concretamente, a la playa de este pequeño pueblo. Queda en la memoria de Cipriano García «un barco raro porque era distinto a los nuestros». También ha vivido otros naufragios como el del «Estrella Blanca» que permanece con claridad en su memoria y del que todavía conserva una fotografía.

Bentejuí García Díaz no olvida lo que le han enseñado sus mayores

Bentejuí García Díaz, que no olvida todo lo que ha aprendido de sus mayores a quienes está infinitamente agradecido, se une a esta conversación, como ejemplo de la siguiente generación de pescadores. Asegura que hay muy buena cantera en el pueblo, niños con mucho talento y los que les encanta el mar.

 

Carmen Reyes defiende la tradición y los paisajes majoreros

Carmen Reyes, nos cuenta la llegada de pescadores de fuera que «arrastraban con todo» y su historia como defensora de Las Salinas, su playa y su pesca tradicional. Reivindica el cuidado de la tierra, de lo tradicional, del reciclaje, del respeto por el paisaje y la vida sencilla y de siempre. «Estoy de acuerdo en que no se dejen ni más hoteles ni más bahías rotas», afirma. «El risco que siempre esta ahí es una belleza, una muralla de cemento es un bloque de cemento, no es lo que la naturaleza ha dejado para que nos alimentemos. No quiero dejar eso para mis nietos o para mis hijos».

Para nuestra invitada, el mar era su despensa, no era para negocio sino para comer en casa «la supervivencia la hemos quitado, creemos que el cemento nos va a dar la vida y no».

Con este mensaje nos vamos de Las Salinas, con la defensa de Carmen Reyes, Cipriano García, Juan Isaías García y Bentejuí García del territorio que les ha dado la vida.

Deja un comentario