Una segunda intervención arqueológica en el Valle de la Cueva investiga grandes asentamientos del siglo III d.C. en Fuerteventura

Segunda campaña arqueológica en el Valle de la Cueva, Fuerteventura

La Dirección General de Patrimonio Cultural ha realizado una segunda campaña arqueológica en el barranco del Valle de la Cueva (Antigua, Fuerteventura) a cargo de Tibicena Arqueología y Patrimonio, bajo la dirección de Pedro González Quintero, profesor titular de la ULPGC. Una nueva intervención como continuación de los trabajos iniciados el pasado año, cuando el mismo equipo realizó una prospección intensiva del territorio, inventariando las unidades arqueológicas existentes.

 

En 2021, la Dirección General de Patrimonio Cultural impulsó la realización de una prospección para el inventario de las estructuras existentes en el yacimiento. Junto a estos trabajos se realizaron varias dataciones que confirmaron la filiación indígena de las arquitecturas catalogadas. Sin embargo, para conocer el alcance y evolución de este espacio que se ubica al sur del municipio de Antigua, ocupando el fondo del barranco en un recorrido de casi un kilómetro, ha sido necesario continuar con esta nueva intervención.

La directora general de Patrimonio Cultural, Nona Perera, explica que Valle de la Cueva «es un exponente tipo de la dedicación ganadera extensiva e intensiva de la Fuerteventura aborigen. Los estudios previos realizados, el nivel de conservación de superficie fértil, la antigüedad que alcanzan las dataciones y la continuidad de la actividad ganadera que incluye la celebración de apañadas indica las buenas características para investigar este asentamiento».

A juicio del director de la investigación, Pedro González, «estamos ante un poblado del siglo III d.C. donde parece que hay una población ya establecida y con un asentamiento configurado espacialmente con zonas de hábitat, trabajo, etc.. Queda pendiente el análisis de las muestras para el estudio de micromorfología, recogidas con el fin de conocer el posible origen de ese sedimento y, por lo tanto, su posible función» indica. En esta ocasión, añade el profesor de la ULPGC, «la investigación va en consonancia con las líneas de trabajo propuestas en otras islas, con lo que Fuerteventura se incorpora a la nueva corriente de estudios arqueológicos, destacando los trabajos y analíticas que se pueden realizar desde la ULPGC, sin perder de vista que estamos ante un estudio espacial del lugar».

En esta campaña los trabajos se han concentrado en la realización de sondeos arqueológicos en diferentes espacios con la intención de caracterizar su posible funcionalidad. Otro de los objetivos propuestos ha sido la realización de nuevas dataciones que permitan validar los resultados previos.

La nueva intervención se ha centrado en entender cómo funcionan estos grandes asentamientos, su duración y organización interna, así como dar el primer paso para el futuro uso patrimonial de este núcleo aborigen que según las dataciones realizadas es uno de los más antiguos de la isla.

En ese yacimiento se comenzó a trabajar en la década de los noventa, sin que los estudios tuvieran continuidad hasta 2021, dando como resultado la documentación de casi 150 estructuras de diferente índole, desde complejos estructurales indígenas a reutilizaciones de los mismos y arquitecturas actuales.

Deja un comentario