Mª Jesús Rodríguez: «La mujer era siempre la que trabajaba en la ganadería y en el campo, y los hombres era los que trabajaban igual o un poquito menos».

Entrevistas
Entrevistas
Mª Jesús Rodríguez: "La mujer era siempre la que trabajaba en la ganadería y en el campo, y los hombres era los que trabajaban igual o un poquito menos".
/

Sintonía Feminista, espacio realizado desde la Federación de Mujeres
Arena y Laurisilva.

En el programa de hoy, Sintonía Feminista recuerda el Día internacional de la Mujer Rural que se conmemoró el pasado 15 de octubre. Un día que tiene como objetivo reconocer a las mujeres rurales por su contribución en el desarrollo rural y agrícola, la erradicación de la pobreza y la mejora en la seguridad alimentaria. Hoy hemos entrevistado a dos majoreras que han contribuido al desarrollo económico de la isla con su trabajo en el campo.

El día a día de las mujeres en la zafra

Carmela Aguiar nació en 1946, originaria de Tiscamanita, comenzó a trabajar desde los 14 años en la zafra empaquetando tomates. «De la zafra del tomate tengo recuerdos muy bonitos. Fue el primer trabajo que tuve», recuerda Carmela.

Desde muy jovencita se introdujo en el mundo laboral junto a otras mujeres con quien compartía oficio en la zafra. «Habían muchísimas chicas y señoras», recuerda Carmela. Eran tiempo también difíciles donde el trabajo era duro. «Estábamos acostumbradas a ese tipo de trabajos, que todo lo hacíamos y nosotras encantadas. Cuanto más trabajábamos, más ganas, porque la ignorancia en aquella época era mucho», se ríe Carmela al recordar su época como empaquetadora de tomates.

Aguiar trabajó en la zafra hasta el año 1985, recuerda. Durante todos los años que estuvo trabajando como apartadora vio el desarrollo tecnológico y como aquellas dificultades iban siendo menos, «Ya en el 85 teníamos apartadoras, clasificadoras… A nosotras solamente nos llegaba el tomate y lo apartábamos. Ha habido mucho avance, y cada día se va haciendo más».

La mujer en el sector de la quesería

María Jesús Rodriguez nació en Tetir en 1964, es ganadera y dueña de la quesería Quesos Tetir, con la que lleva 33 años. En su día a día, «las labores siguen siendo las mismas», nos cuenta Rodríguez. «Pero mejoradas. Trabajamos  seis, ocho horas. Un trabajo normal de una jornada. Y ahora está mucho mejor porque antes teníamos que hacerlo en barreños los quesos, y ahora no. Ahora estamos con las cubas, ha mejorado mucho. Estamos más mecanizados, pero sigue siendo artesano y con leche cruda», nos cuenta María Jesús.

 

Cuando le preguntamos a María Jesús por la representación de las mujeres en este sector, nos responde: «La representación femenina siempre ha estado, lo que pasa que siempre ha estado detrás del hombre. Antes se daban de alta el marido, era él el autónomo, ponía unas cabritas… era un trabajo de casa. Empezamos así. La mujer era siempre la que trabajaba en la ganadería y en el campo, y los hombres era los que trabajaban igual o un poquito menos».

«Yo no soy de las que quiere trabajar con varones, mujeres conmigo». Responde entre risas Rodríguez cuando le preguntamos por la gente que tiene a su cargo en la quesería.

Dos majoreras que se han dedicado en cuerpo y alma al trabajo, y que han visto cómo las condiciones laborales en Fuerteventura han mejorado poco a poco. La mecanización y los derecho han hecho que hoy esas condiciones cambien a mejor.

Deja un comentario