Sin insectos falta la pieza fundamental de la «maquinaria» que pone en marcha la vida

Entrevistamos a Theo Oberhuber, coordinador de la campaña de Ecologistas en Acción

La introducción Del Jable al Malpey Pura Cuenca Roy, corresponsal de Cultura y Ciencia del programa, nos trae el verso “el ornitólogo” del poeta Juan Abeleira nacido en Venezuela que vive en España desde los diez años. Además es un traductor formidable de otros poetas como Rimbaud.

Hoy el programa resalta la campaña “Sin insectos no hay vida” de Ecologistas en Acción y la Asociación Española de Entomología. Por ello entrevistamos a Theo Oberhuber, responsable de biodiversidad de esta ONG.

Sin insectos no hay vida‘, es un proyecto que pretende sensibilizar a la sociedad y a las administraciones de la importancia ecológica de los insectos, de las graves consecuencias ecológicas, sociales y económicas que tiene su progresiva desaparición y de la necesidad de adoptar medidas urgentes para favorecer su conservación. 

¿Hace cuánto tiempo que no has visto una mariquita o una luciérnaga? ¿Sabes que los insectos son esenciales para mantener los ecosistemas y que su tasa de extinción es más rápida que la de las aves, los mamíferos o los reptiles? ¿Y que el 80% de los cultivos dependen de los insectos polinizadores? Se pregunta la campaña ecologista.

Un estudio en Alemania ha demostrado que la biomasa de insectos ha disminuido un 70 por ciento. Esto se puede trasladar a casi todos los lugares de Europa. Se ha comprobado la reducción de libélulas, mariposas, abejas, etc.… El ecologista nos habla del “El efecto parabrisas”, un coche recorre kilómetros con el cristal limpio, cuando hace unos pocos años había cientos de insectos impactados en el coche.  Hoy en día los insectos atropellados son muy pocos», afirma Theo Oberhuber.

“El declive de los insectos es consecuencia de la pérdida de hábitat, especialmente de prados y pastizales, debido a los usos agrícolas, la utilización de plaguicidas (insecticidas, herbicidas y fungicidas), la incidencia de patógenos y el cambio climático. Se estima que el 40 % de las especies de insectos polinizadores se hallan en peligro de extinción como consecuencia de las actividades humanas”, añade.

El caso de las abejas silvestres  -que son tan importantes como las de la miel- es terrible pues están desapareciendo de forma alarmante, cuando son imprescindibles para la agricultura, porque son polinizadores fundamentales. Por ejemplo en los Pirineos han desaparecido 7 especies de abejorros y esto está teniendo repercusión en el ecosistema. «El valor económico y social de la polinización es imprescindible, pues sin estos insectos tendríamos que hacerlo a mano, planta por planta, horas y horas de trabajo, que tendrían un incremento de coste para la fruta inasumible por nuestra economía», asevera Theo Oberhuber.

Los insectos también son imprescindibles para la descomposición de la materia, el control de plagas,…

Estos seres son una pequeña pieza esencial de la maquinaria del reloj de la naturaleza y la vida, si desaparecen lo demás también falla.

Del Jable al Malpey .- pregunta por los estudios de la desaparición de los insectos motivada por los parques eólicos y también por la contaminación lumínica culpable de la desaparición de las luciérnagas.

Deja un comentario