Saragutimeli: «el arte es algo hermoso desde mi visión, y no solo porque lo practique, porque pienso que todos lo practicamos de un modo u otro»

En cada trazo de un lienzo hay algo de quien lo hace. Es el movimiento del pincel y el color el que crea imágenes que el ojo recoge para luego despertar una emoción. El arte de la pintura y el dibujo consiste en eso: emocionar. 

 

Sara Gutiérrez Melián, también conocida en redes sociales como saragutimeli, es una joven pintora de la isla de Fuerteventura que tira de imaginación y de sus pinceles para crear imágenes sorprendentes capaces de despertar emociones. Graduada en Bellas artes por la Universidad de La Laguna, esta joven promesa ha recibido el premio MaxoArte 2021 del cabildo de Fuerteventura en las modalidades de pintura y dibujo. Principios de ese mismo año, consigue realizar su primera exposición en solitario en la Casa de la Cultura de Puerto del Rosario con el nombre de ‘Entorno‘, una serie de obras académicas y personales aplaudidas por la crítica.

A través de sus pinceladas Sara revela parte de su interior. Actualmente se encuentra trabajando en una serie de obras de formato mediano y grande a la que ha titulado como ‘Yo’. “Como el título expresa está inspirada en mí (como ser humano), mis diversas personalidades, mis gustos más íntimos y las cosas que me gustan y determinan como soy y como me siento al respecto. En definitiva, es una serie basada en la introspección, inspirada de base en la idea-fuerza de la cita del filósofo Sócrates que dice: “Amigo mío… cuida tu psiquis… conócete a ti mismo, porque una vez que nos conocemos a nosotros mismos, podemos aprender a cuidarnos”, señala la autora. 

El taller: un espacio para crear, experimentar y enseñar

Gracias al apoyo de sus padres, Sara ha podido crear ese espacio donde desarrollar sus obras. “En mi caso, tengo el apoyo de mis padres que me han ayudado en todo el proceso de acomodar tanto el lugar para guardar mi obras como otro para la elaboración de las mismas. En lo que respecta al taller he convertido lo que era mi cuarto en casa de mis padres en un sitio para hacer pequeñas piezas, no obstante la mayor parte del tiempo lo he pasado en la azotea, lugar perfecto desde mi punto de vista para obtener luz natural”, comenta la artista.

Pero además de ser un espacio para la creación de sus obras, es también un lugar donde enseñar, donde transmitir sus propios conocimientos a otras personas que, como ella, quieren plasmar sus ideas en un lienzo. “También he escogido este espacio porque al ser más amplio he podido elaborar obras de mayores dimensiones, trabajar en un estado más cómodo y poder impartir mis talleres y clases, donde mis alumn@s puedes expresarse en todos los sentidos sin sentirse cohibidos de ensuciar el lugar o en lo que a movilidad respecta”, comenta la artista.

El arte y sus limitaciones en Fuerteventura

Una de las cuestiones que señala Sara Gutiérrez es la dificultad de encontrar material para trabajar sus obras, “La mayor dificultad ha sido la obtención de material, dado que en la isla no se consiguen tan fácilmente y hay escasez de ellos. La mayor inversión sin duda es la búsqueda y el gasto de estos utensilios en comparación con el espacio”.  No obstante, también destaca el papel de algunas asociaciones que apoyan a los artistas, “este año han surgido asociaciones como ‘RESART’ que ayuda tanto a artistas amateurs como a profesionales de todos los ámbitos con este tipo de problemáticas”.

Sara Gutiérrez también aboga por el trabajo de los artistas de otras disciplinas, además de defender la formación teórica para poder comprender cualquier obra, «cuando hablamos de artistas plásticos se les considera más laborioso y sacrificado su procedimiento, en cambio a un artista digital o más conceptual (contemporáneo) se le atribuye que no hay trabajo detrás, podemos poner de ejemplo un fotógrafo”. «no se le da un valor como tal, ya que una persona que no está relacionada directamente con el arte o la cultura no entenderá la elaboración completa de una obra. Aquí también puedo incluir el desarrollo teórico que se debe tener, ya que si no sabemos lo que estamos plasmando no podemos exponer la idea a los demás y defenderla”, defiende la artista.

Más ayudas a los artistas emergentes

El arte siempre ha necesitado de mecenas para poder existir. El coste de los materiales y el tiempo que debe de invertir el artista en sus obras es elevado. Por esta razón, Sara Gutiérrez hace su propia valoración, desde su posición como artista, sobre los obstáculos y la falta de oportunidades que tienen los artistas más incipientes en la isla, “Sinceramente pienso que no se le dan las ayudas pertinentes a los artistas emergentes, ya que cuando uno comienza este camino no tiene una guía o un conocimiento suficiente para empezar su trayectoria(…) existe una escasez de eventos culturales relacionado con la pintura en comparativa con otras islas. Esto es un tema extenso con el que poder debatir, ya que no creo en el factor de la «suerte», pienso que se debe trabajar para ver resultados. Con esto quiero decir que las oportunidades que se me han dado me han servido pero después de tener que hacer un esfuerzo extra de cara al público”.

Además de ello, la artista también señala la falta de fomento en la formación cultural y artística de la isla en algunas disciplinas, señalando que el ámbito de la música se lleva mayor atención por parte de las instituciones. “Una ayuda a estos artistas emergentes y la posibilidad de exponer en galerías y museos, ya que a menos que se tenga un currículum extenso e «importante» se nos descarta esta posibilidad”, destaca Gutiérrez.

Están los que crean y los que contemplan y Sara Gutiérrez, como creadora, tiene su propia visión del arte, “Puedo decir que el arte es algo hermoso desde mi visión, y no solo porque lo practique, porque pienso que todos lo practicamos de un modo u otro. Es importante saber que estamos rodeados de ella y que nos cuestionemos ‘¿Qué es el arte?’”.

Deja un comentario