La organización ecologista Greenpeace se ha hecho eco en un extenso reportaje de las amenazas producidas por la urbanización masiva y cuáles son las playas más amenazadas por ella.

«La urbanización masiva de la costa ha acabado con muchos ecosistemas de gran valor», cita el artículo, «pero aún quedan sin urbanizar extensas áreas de elevado valor natural que son vulnerables por estar ubicadas fuera de las figuras de protección de la naturaleza y que están amenazadas por el revivir del desarrollo urbanístico».

La organización aporta el dato de que «el 22,2% de los hábitats naturales de la costa española se ubican fuera de las figuras de protección de la naturaleza, según el informe ‘A Toda Costa 2019’. Se trata de 519.000 hectáreas de ecosistemas de gran valor pero carentes de protección, de los que más de la mitad están catalogados de interés comunitario por la Unión Europea (57%) y casi un tercio prioritarios para su conservación (29%)».

Greenpeace describe la la Playa Matas Blancas como «una playa de arena larga y blanca, colindante con el núcleo Costa Calma muy amenazada porque tiene todos sus suelos catalogados para uso turístico. Los hábitats naturales presentes son matorrales costeros con especies nativas de las islas, pero también una especie invasora».

La organización considera » necesario un mayor esfuerzo de las políticas de protección de la biodiversidad y el freno total a más construcciones en la costa».

Deja un comentario