Más de 1.700 personas han muerto o desaparecido en la ruta migratoria canaria en 2022

Imagen de archivo. Cartel protesta pancarta Fuerteventura Entre mares

Desde la Asociación Socio-Cultural Entre Mares expresan su «inmenso dolor y solidaridad con la familia de la persona cuyo cuerpo fue encontrado el jueves, 19 de enero, en la playa de La Cueva del municipio de Antigua, en la isla de Fuerteventura». Una «persona que deseaba alcanzar las costas canarias con la esperanza de un futuro mejor para ella y su familia». Han convocado una concentración hoy, día 23 de enero, a las 12:00 horas, en la Plaza de la Iglesia de Puerto del Rosario.

 

Aseguran que no van a permanecer en silencio «ante lo inhumano de esta muerte, ni ante la absoluta indiferencia ante la muerte, la desaparición de las personas y el deshumanizado e injusto abandono de miles de familias africanas que están buscando a sus familiares y tal vez nunca volverán a saber nada de ellos».

«Más de 1.700 personas han muerto o desaparecido en la ruta migratoria canaria en 2022. A pesar de todo, no ha habido una respuesta masiva y contundente de indignación frente a estas cifras escalofriantes».

Lamentan que 2023, «nos vuelve a convocar ante otra trágica muerte, sin que se vislumbre un cambio de la política del Estado español y del U.E. ante el fenómeno migratorio en la frontera sur de Europa». La Asociación Socio-Cultural Entre Mares denuncian «el desprecio absoluto que la “alta política” española y de la U.E. muestra reiteradamente ante la pérdida masiva de vidas humanas en las rutas hacia Europa, su silencio cada vez que se produce un naufragio y mueren personas, o sus restos llegan» a la orilla.

Su único discurso de control de fronteras, de seguridad, de lucha contra el tráfico de personas; la reclusión de estas personas cuando llegan en Centros de Internamiento, campamentos de acogida formados por carpas o naves industriales. Está contribuyendo, no solo a la indiferencia mediática y social sino a criminalizar a las personas migrantes; haciéndolas aparecer como si fueran amenazas.

«Ante la catástrofe humanitaria de la que somos testigos en las aguas canarias, la inacción de quienes tienen en sus manos la solución a este drama, hacemos un llamamiento a todas las personas que en Canarias siguen manteniendo valores constitutivos de nuestra nacionalidad y de nuestra condición de seres humanos, como la solidaridad, la ayuda más elemental para preservar la vida humana, el acogimiento a quienes se encuentran en una situación de extrema necesidad, para que reaccionemos como sociedad y mostremos claramente nuestra negativa a ser testigos mudos de este holocausto».

«Un llamamiento a la sociedad civil para que exijamos que se salven las vidas y se articulen políticas migratorias con un enfoque de derechos que faciliten el acceso a vías migratorias legales y seguras para migrar. Un llamamiento, en definitiva, a preservar nuestra condición humana que anhela la vida digna, la convivencia y la paz».

Deja un comentario