“Las Salinas del Carmen: un lugar con identidad gracias a sus lugareños”

Del Jable al Malpey
Del Jable al Malpey
“Las Salinas del Carmen: un lugar con identidad gracias a sus lugareños”
/

Entrevista a Orlando Falcón encargado del pregón de las Fiestas de las Salinas del Carmen, en Antigua (Fuerteventura), que recupera la lección aprendida de los sabios de esta localidad de la cultura de la sal y la pesca artesanal. En la sección de RelocalizaTé: hablamos con Andrés Castán Rodríguez, responsable de la única finca de la isla que vende huevos de gallinas camperas. Su marca es “La Maja Negra”, como se denomina el barranco donde está ubicado.

 

 

Podcast Del Jable al Malpey.- / II Parte.-(2022.07.05)

Entrevista a Orlando Falcón,  médico jubilado, un famoso y popular ginecólogo canario, que  lleva media vida reponiendo fuerzas y “cargando las pilas” en Las Salinas del Carmen, Antigua, Fuerteventura. En esta localidad ha vivido los mejores momentos de su vida. Este año fue el encargado de dar el pregón y abrir las fiestas. Su discurso hizo que las lágrimas brotaran; la emoción se hizo sentir en la población de la villa y también en las personas ajenas a la historia de estas salinas. Habló de amistad, tradición y cultura de la sal y la pesca artesanal, y de su arraigo a este lugar con identidad, donde aprendió a empatar un anzuelo y donde sus hijos han crecido con los demás niños y niñas como si fueran una gran familia. El momento más bonito fue ver los abrazos que esos chinij@s -a los que dejaba su patio y garaje para jugar y enseñó a nadar-, hoy ya hombres y mujeres, le abrazaban en el escenario mostrando un enorme cariño. Las miles de fotos que este médico realizó a lo largo de tantos años y las películas de cuando todavía había negativosaparecieron en la pantalla relatando lo aprendido y sus vivencias con las familias de este trocito de isla donde todavía es posible saborear la identidad.

Falcón habló de los viejos marineros y salineros hoy fallecidos, como Blas Gil Sánchez, que le enseñó mucho más que a pescar -amistad, integridad, honestidad, sencillez-, su sabiduría innata le asombraba y le dejó un poso muy adentro.

Charlábamos durante horas cuando le acompañaba a pescar. Me enseñó grandes cosas de la vida. En esa época él era ya muy ecologista, nunca me dejó tirar nada al mar que pudiera contaminar, y me entusiasmaba ver cómo lo aprovechaba todo, por pequeño que fuera; también era asombroso cómo se orientaba, desde el mar y las marcas que hacía desde tierra”, agrega.

Más tarde empezó a interesarse por la historia de estas salinas que se llamaban antiguamente Hondurilla -añade- y entrevistó al hermano de Blas, Nato, ambos hijos del último salineroGracias a ellos y otras personas puedo ahora relatar en este pregón cada una de las anotaciones y enseñanzas sobre pesca y todo lo relacionado con los oficios de la gente de estas salinas que ya no son sobra de lo que fueron. También hablar del molino que había en el pueblo para moler gofio, y otras muchas anécdotas que se desconocían, señala Falcón. 

Este lugar donde la vida anteriormente fue dura, también se ha convertido en el primer punto donde llegó la primera patera de la inmigración a Canariassin lugar a dudas, la ruta más peligrosa y fue uno de sus habitantes, Nano, quien socorrió a esos náufragos.

Para este médico que nació y se crió en la playa de Las Canteras, después de alejarse de la orilla del mar, pasado un tiempo, fue consciente de que, gracias a volver a vivir en Las Salinas del Carmen, recuperó el sentimiento de olor a mar y ese sonido característico de dormir con el arrullo de las olas. Ha sido el pueblo donde poder soñar y amar, un lugar con identidad que intenta defenderse del falso progreso.

Orlando Falcón termina felicitando a los responsables de la fiesta de El Carmen porque la organización ha sido perfecta.

 

RelocalizaTé : entrevista a Andrés Castán Rodríguez.-Responsable de la única finca de huevos camperos de Fuerteventura –La Maja Negra- el nombre viene del pequeño barranco donde está ubicada, entre Casillas y  Tesjuate. La raza es Lohmann brown y son camperas; tienen que cumplir una serie de requisitos como que estén sueltas y tengan al menos cuatro metros cuadrados exterior cada una de ellas y dormideros, comederos y bebederos, que tienen que cumplir unas reglas.

Andrés Castán tenía por pasatiempo las gallinas y trabajaen cocina – en una ocasión que se quedó en paro – decidió dar el paso y crear está marca. Los huevos camperos se venden en el Mercado de la Biosfera y tienen un plus porque están alimentadas lo más natural posible -no tienen colorantes, ni harinas de pescado-, están justo en la línea del medio de ser huevos ecológicos -advierte Andrés-,pero en Fuerteventura, una isla tan árida, es casi imposible obtener este tipo, regulado por el CRAE.

Castán Rodríguez explica que las gallinas no tienen nombre, «aunque mis hijos son pequeños y las bautizan con los de la Patrulla canina.  También afirma que el comportamiento de las gallinas es muy entretenido; la normativa de las camperas tampoco permite tener gallo, así que algunas gallinas en seguida adoptan el rol de estos. Se meten a parar las peleas –entre otras cosas- y por supuesto son las primeras en comer».

Por su parte, Antonio González, agricultor de 94 años, cuenta también con varias gallinas para uso particular, y explica que estas aves también tienen sus ideas. Alguna, sobre todo la más pequeña blanca, trabaja más que yo una mañana y te desmonta una plantación en menos que canta un gallo.

Nos despedimos con la canción: “La gallina pone el huevo”  del grupo Antony Santos y la Banda Real.

Deja un comentario