“La injusticia que se comete en un pueblo pequeño, se puede trasladar a todo un país”

Del Jable al Malpey
Del Jable al Malpey
“La injusticia que se comete en un pueblo pequeño, se puede trasladar a todo un país”
/

Marcos Hormiga hoy viernes a las 17:30 firma la novela “La Hijuela” en la librería Tagoror

 

Presenta Marusa Hernádez y Sofía Menéndez.

Segunda parte del programa Del Jable al Malpey, (Podcast 2021-10.19) invitamos al escritor y poeta Marcos Hormiga para hablar de su último libro “La hijuela”. 

El pasado viernes presentó en La Matilla, lugar donde sucedieron los hechos en 1941, su última novela, de Mercurio Editorial, con un lleno total en el salón de actos.

Como bien dice, si sucede en un pueblo pequeño a todo un pueblo acontece.

¿Qué te lleva a elegir esta historia para novelar?

Lleva muchos años en Fuerteventura, y solo se hablaba de este suceso en familia, puertas para dentro, porque hay un asesinato por medio y no se quería sacar a la luz. Fue muy doloroso.

El trasiego de propiedades está presente en el primer capítulo, hace 70 años, ¿cómo puede ser que también estéde actualidad en estos tiempos?

A la familia que inculparon sí les quitaron las tierras. Dieron por buenas las palabras del registrador. Pero es que los campesinos en aquellas fechas no tenían inscritas las tierras ni por notaría ni por el registro civil.

Y en la actualidad es cierto que con expedientes de dominio algunos se hacen con terrenos que no son suyos, cuando deberían ser propiedad pública, del propio ayuntamiento. El tema más candente está en Corralejo – todos los años celebramos un festival contra el abuso y las triquiñuelas legales con las que se intentó arrebatar a medio pueblo las casas donde habían vivido más de un siglo, de varias generaciones.

¿Cómo sería vivir en un pueblo como La Matilla en 1941 u otras pequeñas localidades de Fuerteventura?

Como en cualquier parte de España es justo recién terminada la Guerra Civil donde se procedía de forma dictatorial y abusiva. El juez asistía a las audiencias con la camisa azul con el yugo y las flechas de Falange.

¿Existen muchas situaciones en Fuerteventura donde en una misma calle viven familias enfrentadas de distintos bandos?

Seguramente existen, pero esta es terrible y el caso más grave que yo conozco. De todas maneras los sociólogos dicen que una guerra civil dura la memoria de tres generaciones. En mi caso yo soy la segunda porque mi padre participó en ella. A mis hijos todavía les quedará una reminiscencia de lo que pudo pasar. Pero por fortuna hoy estamos en un sistema político abierto y democrático muy diferente. No creo que los vecinos o familias de una misma calle se guarden rencor por haber sido de uno u otro bando. Se debe mantener la memoria pero olvidar todo tipo de rencillas. El libro intenta eso: aunar en una misma dirección. Un día estuvimos enfrentados. Se acabó.

Este libro se basa en lo que yo escuc de más de 30 personas, que se dice pronto. Tres de ellos ya fallecidos y en documentación oficiales. Sobre todo en el Archivo Militar de Santa Cruz de Tenerife di con el expediente de un consejo de guerra que hicieron a las tres personas inculpadas, que creyeron que eran los culpables.Creyeron, está claro, para desviar la atención. Tres acusados inocentes que finalmente fueron declarados absueltos, en aquellos años terribles donde se fusilaba a la gente.

¿Hablas de la periferia de la periferia?

– Sí, me gusta usarlo. Es una frase del poeta Pedro Flores, de Gran Canaria. Maravilloso. Canarias es la periferia y la isla de Fuerteventura, La Matilla, pues es la periferia de la periferia. Por eso se dan casos donde se envía a los funcionarios desde la península como castigo, desterrados. Al juez  le abren un expediente en la Audiencia de Cáceres, firmado por el Gobierno de Burgos, en donde se le suspende de empleo y sueldo, aunque no lo dice, es uno más, desterrado a Fuerteventura, como Unamuno o Durruti.

– ¿Puedes comentar lo que hay en la novela de esa línea del Aula de Psicología de Manuel Alemán?

Si sucede en La Matilla puede suceder en cualquier parte de España. En Albacete, Lugo, Tejeda, la injusticia que se comete en un pueblo pequeño se puede trasladar a un país.Esa es la metáfora. Es una verdad absoluta, así actuaba por aquel entonces la justicia, los cuerpos policiales y la gente que sufría una dictadura impuesta, muy férrea.  Ocurrió en el principio de la dictadura, que luego terminó siendo dicta blanda, y finalmente democracia.  Pero si ocurrió en La Matilla, ocurría en España. 

Finalizamos el programa Del Jable al Malpey escuchando a una de las personas que arroparon en está presentación a Marcos Hormiga, Domingo El Colorao. Una de las canciones de Domingo – Aires de tambor – que aunque la escuches mil veces, sigue poniendo la carne de gallina, porque sientes el caminar árido de Fuerteventura.

Deja un comentario