La autarquía y el aprovechamiento del agua en la casa popular majorera

Hoy hemos hablado de ‘La casa popular majorera’ en el espacio Los tesoros de Fuerteventura con el Doctor en Historia Carmelo Torres, quien ha hecho un amplio repaso a los elementos icónicos de estas edificaciones que a día de hoy sufren en su mayoría un gran deterioro.

Elementos como el aljibe eran cuidadosamente colocados en cada vivienda de la isla para el aprovechamiento del agua, a tenor de la escasez de las lluvias que no obstante solían ser torrenciales, así como otros del escaso mobiliario tradicional en una casa popular majorera, como los muebles para las destiladeras insertos en la propia estructura de la vivienda.

Los techos con inclinación eran propicios para el mismo fin que ha caracterizado a la Maxorata, la recogida y preservación del agua.

Antiguos aljibes de Fuerteventura. Imagen de archivo.

Las estructuras sencillas de las viviendas estaban pensadas para aislar de las altas temperaturas en los meses de verano y de las caídas del mercurio en las épocas más frías, conservando una temperatura ambiente cálida en el interior, con escasas ventanas al exterior.

Torres ha explicado que antes «la vivienda era mucho más que el propio edificio en sí», siendo una extensión para el oficio que realizara el pescador, agricultor, o ganadero, así como adaptándose con nuevos habitáculos a los miembros de la familia.

Era habitual que las casas tuvieran un horno adosado en el exterior, dadas las largas distancias a recorrer hasta la Panadería, los majoreros se forjaron «autárquicos» tal y como explica el profesor en Historia, proveyéndose a sí mismos de todos aquellos recursos que necesitaran sin salir de su vivienda.

Por otra parte, el Doctor en Historia ha hecho un llamamiento a la sociedad para que conozca este tipo de edificaciones, en muchos casos en avanzado estado de deterioro, que no obstante muestran un tipo de arquitectura que contiene una gran hermosura, tal y como puede apreciarse en el aljibe que da nombre a las Casas de La Mareta.

También ha insistido en la necesidad de que desde las instituciones se adopten políticas de protección y preservación. Si bien en Puerto del Rosario se está elaborando el Catálogo Arquitectónico Municipal, ha indicado el historiador Carmelo Torres, una herramienta que podría preservar parte de la arquitectura popular en el municipio, va más allá lanzando una propuesta como la creación de una Escuela Taller de Artes y Oficios para crear oportunidades de empleo en este sector para los jóvenes y así contribuir a la conservación de esta parcela del Patrimonio de Fuerteventura.

Deja un comentario