José Manuel Toscano, médico coordinador Covid y delegado de Salud Pública en Fuerteventura valora esta mañana, en Radio Sintonía, la situación epidemiológica en la isla.

 

«Las cifras lo dicen todo», señala Toscano. Los 1359 activos domiciliarios de ayer, un nuevo fallecimiento, 5 hospitalizados y 2 en UCI, ponen de manifiesto las claves de la situación actual y la problemática que suponen. Los casos no paran de aumentar, aunque la mayoría presentan episodios de sintomatología leve que cesan en unos días. Por tanto, la presión, en este momento, recae en los centros de atención primaria, hasta puntos casi insostenibles.

 

 

Según indica el delegado de Salud Pública majorero, «ómicron es el virus que se ha propagado más rápidamente de toda la historia», «se transmite con mucha facilidad». Sin embargo, tal y como comenta Toscano, la  mayoría de la población no se ha visto afectada por casos graves. La juventud de la población majorera ha sido uno de los motivos, pero el doctor atribuye este hecho al «exquisito trabajo de rastreo» por parte de los equipos Covid. Aproximadamente 50 personas de diferentes categorías profesionales: médicos, enfermeros, auxiliares, trabajadores sociales, fisioterapeutas y también militares que ayudaron en distintas labores, de los que se muestra muy orgulloso.

«Cada ola supone un incremento en nuestra inmunidad y un paso más hacia la convivencia con el virus», expresa José Manuel Toscano. Respecto a la sexta ola, en la que nos encontramos, «siendo muy optimista esperamos que a final de enero las cifras de incidencia acumulada bajen drásticamente», pero asegura que el virus se quedará entre nosotros como un virus más entre los que conocemos como virus gripales o respiratorios, posiblemente siga tendencias estacionales.

Por otra parte, el coordinador entiende el desconcierto de la población ya que traslada también el desconcierto del equipo sanitario. Si algo nos ha enseñado la pandemia es que los mensajes cambian rápidamente, así como los métodos y protocolos de actuación adecuados. «Estudiar contactos ahora mismo es un ejercicio estéril», indica el experto, lo más importante es atender los casos graves o potencialmente problemáticos, como lo son las personas mayores de 70 años, niños, embarazadas o inmunodeprimidos.

Deja un comentario