Vivir de lo que nos apasiona: vivir de la danza en Fuerteventura

Intermezzo en Sintonía Espacio dirigido por el compositor y músico, Álvaro Moro Lorenzo
Intermezzo en Sintonía Espacio dirigido por el compositor y músico, Álvaro Moro Lorenzo
Intermezzo
Intermezzo
Vivir de lo que nos apasiona: vivir de la danza en Fuerteventura
/

Hoy hemos entrevistado en Intermezzo a Maria José Guerra Perdomo, miembro del consejo internacional de la danza, una parte de la UNESCO y también presidenta de la asociación de Escuelas de Danza de Fuerteventura y miembro de la directiva de la asociación de artistas del movimiento Pie de base. Además es directora de la academia de danza Entre Siluetas en Puerto del Rosario y Gran Tarajal, donde también imparte clases.

 

Para Perdomo Guerra la danza lo es todo. «Es mi vida y a lo que me entrego día a día«, cuenta con entusiasmo. Con tan solo 20 años se muda a Fuerteventura. Desde muy joven en Gran Canaria ya había hecho sus pinitos como bailarina y al llegar a la isla majorera, decide abrir la primera escuela de danza del sur de Fuerteventura.

El arte es enseñanza

La bailarina también destaca el papel de la docencia en las disciplinas artísticas, «de una forma u otra vamos a enseñar. Siempre seremos docentes; aunque una cosa es dedicarte profesionalmente a la docencia como hacemos nosotros día a día«. «Con nuestra obra estamos mostrando, estamos enseñando, estamos educando en el arte. En cualquiera de sus disciplinas, simplemente con nuestras exposiciones de pintura, un pintor; un músico con su obra estaría educando, estaría enseñando; y con la danza exactamente igual«, señala Guerra.

Vivir de lo que nos apasiona

María Jose Guerra lleva muchos años en el mundo de la danza, se ha dedicado toda su vida a ella y cuando le preguntamos si se puede vivir de ello en Fuerteventura, ella responde: «se puede vivir de la danza. Todo depende de como te lo plantees y las ganas que le pongas, el entusiasmo que le pongas. Es duro, es muy duro, pero como cualquier otra profesión».

La directora de Entre Siluetas nos habla de unos duros comienzos, pero que con el tiempo y la dedicación, todo da sus frutos. «Como todos los comienzos siempre son duros, tienes que abrirte camino, hacerte notar, que te escuchen, que te vean, estar trabajando horas y horas sin descanso sin tener vaciones. Entregada en cuerpo y alma a lo que estás haciendo y luego con el tiempo recoges sus frutos«, comenta Guerra.

Una familia de artistas

María José Guerra ha trabajado toda su vida por y para la danza y con sus esfuerzos ha conseguido vivir de ello junto a su marido, Domingo Gonzalez Ruano, músico y profesor de la disciplina artística. La bailarina también habla orgullosa de su hija Cristina, quien también se dedica a la música «tengo una hija maravillosa con una voz prodigiosa que es un encanto, una voz increíble«. A pesar de que en su casa nadie se dedica a la danza más que ella, Guerra tiene puestas su esperanzas en su pequeña nieta, «ella si que apunta maneras, no solo para la música sino también para la danza, tengo mis esperanzas puestas en ella (…) a ver si al menos la pequeña, que yo creo que sí, ya me encargaré yo de que si«, comenta la bailarina con entusiasmo.

El futuro de los bailarines en la isla

Maria José Guerra lleva años impartiendo clases en Fuerteventura. Ha visto como muchos de sus alumnos con un gran talento para la danza han continuado sus estudios fuera de la isla. «Cuando ya has conseguido un nivel con ellos, se te marchan, porque encima son muy buenos estudiantes y salen a labrarse un futuro en la universidad, pero si no es por nosotros que lo estamos formando, que sería«, señala la directora.

Algunos de sus alumnos, formados en la isla, han conseguido grandes oportunidades, y no hay mayor orgullo para María José Guerra que verlos crecer profesionalmente. «Uno se siente orgulloso de ellos y decir los he formado yo… y se han formado desde pequeñitos con nosotros, y para nosotros esto es un orgullo impresionante«.

La importancia de la danza desde pequeños

La directora de Entre Siluetas también ha destacado la importancia de estas disciplinas artísticas desde la infancia, equiparándolas con asignaturas como lengua a matemáticas. » Como un aporte más a lo que es la enseñanza normal que pueda tener un colegio, un instituto. Lo interesante que sería la música, la danza o cualquier otra disciplina artística, que formaran parte de lo que es el día a día de un estudiante en un centro educativo de enseñanza primaria o secundaria«. 

Deja un comentario