Fuerteventura tiene vinos “de corte Atlántico, fáciles de beber, vinos artesanos, hechos con mucho cariño”. De esta manera se refería a los vinos de Fuerteventura el presidente de la Asociación de Viticultores ”Majuelo”, Leonardo Ramírez, quien junto a Andrés Chocho, y Pedro Martín miembros de la Junta Directiva, participaron esta semana en La Rosa de Fuerteventura. En la mesa de radio, situada en el patio de las viviendas tradicionales del Ecomuseo de La Alcogida, donde el colectivo tiene su sede, también participa el consejero de Agricultura, Ganadería, Pesca y Aguas del Cabildo, David de Vera.

 

Con la conquista de la isla, así fue como llego la parra y de aquí  partió a América, argumenta convencido Andrés, que lleva en la asociación desde que se constituyó la gestora en 2016 y  hoy cuenta con unos ochenta socios. “En la isla tenemos la listan prieto o uva de misión porque quienes la llevaron de un sitio a otro fueron  los misioneros”, se escucha decir en la radio a nuestro invitado.

Esta fue la primera isla que se conquistó, al parecer por su facilidad, por ser llana. En los archivos del Cabildo figura la famosa viña de Aníbal en Betancuria, “que creo que fue donde primero se hizo vino, y de ahí, una vez que la población se fue extendiendo,  pues se fueron repartiendo las viñas y así aparecen esas parras centenarias en la montaña, en la zona de Antigua, Betancuria, Vega de Río Palma y en la zona de La finca los coroneles en La Oliva, y de ahí  ha partido todo”, indica Andrés, que no oculta su pasión por el cultivo de la parras y por hacer vino.

Esa pasión la comparte Andrés con Pedro Martín quien elabora un vino en Lajares que hoy en día recibe reconocimientos por su calidad y que comercializa con la marca Conatvs. Para Pedro, el mayor problema que tiene la agricultura en Fuerteventura es ” la falta de agua y la burocracia”. En este sentido el consejero de Vera reconocía la problemática y adelantó que se están dando los pasos para poner en marcha el Plan de Regadíos de la zona centro sur, con un presupuesto de 12 millones de euros procedente del del Gobierno de Canarias y próximamente está previsto una reunión en el norte, donde el  Doctor Ingeniero Industrial y Catedrático de Universidad en Ingeniería Mecánica Roque Calero, recogerá las sugerencias para iniciar la redacción del plan para esa parte de la isla.

Volviendo a las parras, en estos momentos la asociación está pediente de los frutos que dé «la majorera» un endemismo que se ha logrado recuperar después de una larga investigación y que fue localizada en Betancuria».»Estamos a la espera  de que los ejemplares plantados den sus primeras uvas, para saber si son blancas o negras» y la calidad de la producción.

Estos ejemplares únicos crecen lentamente en las tierras blancas que bordean el Ecomuseo de La Alcogida con el mimo del «Majuelo» y aguardan con ansias, tengan una calidad excepcional.«Habrá que esperar como mínimo al año que viene».

Con la mirada puesta en el Atlántico que se deja ver en el horizonte, entre los muros del patio de la vieja casa de La Alcogida, cerramos una edición más de La Rosa de Fuerteventura.

Deja un comentario