Entre Mares expresa su solidaridad con las familias de los jóvenes que fallecieron ahogados en las costas de Lanzarote 

un cayuco en aguas majoreras
Imagen de archivo de una patera en Fuerteventura.

Desde la Asociación Socio-Cultural “Entre Mares” en un comunicado remitido a Radio Sintonía expresa «nuestro dolor y solidaridad con las familias anónimas de los jóvenes que fallecieron ahogados  cuando trataban de alcanzar las costas de Lanzarote»

Desde el colectivo hacen pública su más profunda tristeza por estas muertes que evidencian, que en 20 años de Memoria Sumergida nada ha cambiado. Y una vez más que quienes mueren en el mar son las personas que no tienen nada que perder. 

No vamos a permanecer en silencio ante las muertes de seres humanos, que buscan una vida más próspera, justa, segura, digna. Y que apuestan su vida para poder alcanzar un futuro mejor. 

Nuevamente volvemos a escuchar condolencias institucionales, lamentaciones de políticos que día a día en sus reuniones para proteger las fronteras, toman medidas para blindarlas; para criminalizar a las personas que osan franquearlas; para externalizarlas en países donde los derechos de las personas valen menos que sus vidas. 

Tragedias como ésta ponen en evidencia la deshumanización de la política, la hipocresía disfrazada de buenas intenciones que lejos de la actuación y la ayuda en los países de origen, el establecimiento de planes de desarrollo y de cooperación sigue financiando el blindaje de las fronteras a través del control policial. 

No hemos de llevarnos a engaño, todas las muertes en las costas canarias y mediterráneas son evitables. Y cualquier discurso político que lo refute, evidencia la falta de voluntad, solidaridad y justicia social con las personas más vulnerables. 

A los retos que nos plantean las migraciones no les podemos seguir dando respuestas de urgencia no planificadas, de corte policial y de control de fronteras. La Unión Europea, tiene el deber de garantizar medidas que regulen: el acceso a los servicios básicos (sanidad, educación, vivienda etc.), la estancia de las personas inmigrantes y refugiadas, su participación democrática y su integración social. 

Exigimos a la Unión Europea, al Estado Español, al Ejecutivo Canario, el cambio que permita que los países más devastados por las guerras, las hambrunas, la desigualdad socio-económica se acerquen a la sociedad del bienestar y se acabe con el drama de miles de personas refugiadas e inmigrantes que día a día se juegan la vida y como ayer en Costa Teguise la pierden por alcanzar una vida digna. 

Desde “Entre Mares” hacemos un llamamiento a la responsabilidad de todos los partidos políticos y de la sociedad civil para que no agite falsos fantasmas xenófobos y populistas y habilite marcos de convivencia dignos y en igualdad, respetando el estado social y democrático de derecho que la Constitución española reconoce.

Deja un comentario