El Gofio de Cosco, alimento de las hambrunas, un “superalimento”

Pedro Carreño

 

 

Entrevista a Pedro Carreño historiador y a Lester Ramos Hernández, médico,  master en nutrición, que analiza el valor nutricional del alimento que palió el hambre en Fuerteventura, y cuyo análisis en el laboratorio descubre que se trata de un alimento muy rico en proteínas. El día 5 de diciembre -a las 18 horas- presentan los resultados en Raíz del Pueblo.

Del Jable al Malpey, presenta Marusa Hernández y Sofía Menéndez.

La segunda parte la dedicamos al Gofio de Cosco, para ello entrevistamos a Pedro Carreño, que presentó una conferencia sobre este alimento en el IV Potaje científico de 2019 -una investigación histórica de lo que recordaban las personas mayores, sobre el sabor de su niñez. “Algunos no querían ni hablar de esta comida porque le traía a la memoria aquellos años de hambrunas, otros afirmaban que era muy rico”.

Carreño reconstruyo este producto gracias a seguir los pasos de estas personas, con alguna, como el recién fallecido Juan González fue a la marea para lavarlo. Carreño explica como le describía que antiguamente cargaban los camellos de esta planta para llevarla a lavar en la costa”.

El historiador asegura que es fundamental el agua y también contar con un molino de piedra de mano para hacer este gofio, para él ha sido todo un descubrimiento su textura y sabor como almendra, teca, entre amargo y salado.

Pedro Carreño explica que es laborioso hacerlo para su consumo pero a la vez muy sencillo. Antes con la falta de agua se tenía que llevar al mar, ahora lo podemos remojar en nuestras casas.  Hablamos del Potaje científico del 2021, pero Carreño prefiere que sea una sorpresa, tal vez el postre de toda la vida que se preparaba en La Oliva.

El médico y master en nutrición, Lester Ramos Hernández, interpretará los datos el día 5 de diciembre, a las 18 horas en Raíz del Pueblo. Ramos afirma que se trata de un alimento muy completo.

Ramos ahonda en el tema del gofio de cosco al ser responsable de los análisis realizados. Considerado erróneamente como alimento de hambruna nos dice que “tiene una alta cantidad de proteína, además de gran contenido en fibra, útil para la saciedad, el peso, el cáncer de colon y la diverticulitis. Tiene hidratos de carbono, de los buenos, al ser tipo sacarosa, así que los diabéticos los pueden consumir.

Pero también contiene ácido palmítico, que no es recomendable tomar en exceso, por lo que se debe consumir con moderación por parte de los enfermos oncológicos. El paciente hipertenso también debe consumirlo con moderación debido a su contenido en sal. Sin embargo, es muy sano para la microbiota intestinal, para mejorar nuestro sistema inmune y tiene muy pocas calorías”, explica Ramos.

Este nutricionista nos recomienda mezclarlo con otros cereales para completar sus beneficios. “Fuerteventura puede ser referencia de este alimento. “La gente se ha alimentaba bien con él en el pasado , así que también lo podemos hacer en el presente. Sería interesante producirlo por sus bondades aunque sean en pequeñas cantidades”, afirma Ramos.

Canción de despedida “Hasta la raíz” de Carmen Boza, Road Ramos y Patricia Lázaro; dedicada a Marusa Hernández.-

Deja un comentario