Denunciadas tres infracciones administrativas en La Oliva, dos por marisqueo ilegal

La Guardia Civil denuncia infracciones a la Ley de Pesca

El Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA) de la Guardia Civil ha denunciado durante el pasado mes de marzo tres supuestas infracciones administrativas en Fuerteventura en relación a la conservación de la naturaleza y el medio ambiente.

La Guardia Civil ha informado de que el cuerpo realizó varias vigilancias en la zona de Majanicho con el fin de evitar el marisqueo ilegal de lapas y mejillones, ya que en la mayoría de las ocasiones «se ha detectado que es para su posterior venta en negocios de hostelería cercanos».

El SEPRONA identificó a dos varones en la citada zona -vecinos del municipio de La Oliva- de 19 y 25 años, con una bolsa plástica que contenía presuntamente 15 kilogramos de «lapa de pie blanco».

Ambos manifestaron a los agentes que carecían de licencia alguna de pesca o autorización para ello, según ha informado la Guardia Civil, por lo que éstos les comunicaron a los denunciados que estaba prohibida y se encontraba en época – 2700 ORDEN de 18 de mayo de 2011 del Gobierno de Canarias- de veda. A continuación, los agentes emitieron la correspondiente denuncia por una supuesta infracción a dicha normativa y a la Ley 17/2003, de 10 de abril, de Pesca de Canarias.

La Guardia Civil ha informado de que las denuncias y el informe fotográfico han sido remitidas a la Consejería de Agricultura y Pesca del Gobierno de Canarias, autoridad encargada del correspondiente expediente administrativo sancionador, cediendo los agentes del SEPRONA el género intervenido a una entidad o comedor social de Puerto del Rosario.

Infracción a la Ley de Pesca

El SEPRONA denuncia infracciones contra la Ley de Pesca

La tercera denuncia de la cual ha informado la Guardia Civil corresponde a una presunta infracción a la Ley 17/2003, de Pesca de Canarias.

El denunciado supuestamente no había justificado la trazabilidad de 18 kilogramos de pescado que ofrecía en un restaurante del mencionado municipio de La Oliva.

Los agentes del SEPRONA detectaron la infracción tras las sospechas de que el denunciado estuviera comprando pescado a los furtivos o a pescadores particulares, sin cumplir presuntamente con las condiciones sanitarias exigidas al no pasar por la preceptiva cofradía.

El propietario del restaurante fue denunciado por los agentes, a quienes reconoció supuestamente que no podía justificar documentalmente el género (cabrillas, bocinegros y pez perro), al habérselo comprado a un pescador particular de la zona, según ha informado la Guardia Civil.

La denuncia y el informe fotográfico también han sido remitidos a la autoridad encargada del correspondiente expediente administrativo sancionador, la citada Consejería.

Deja un comentario