Delia, la pastelera del Charco que elabora uno de los roscones de reyes más buscados de España

Delia León en su pastelería del Charco

A las ocho y media de la mañana, Delia León García, acude el Día de Reyes a su pequeña pastelería, en «la esquina del encuentro» de la calle Almirante Lalledman número 14, en el Barrio del Charco de Puerto del Rosario, Fuerteventura. Ha estado trabajando hasta muy tarde del día anterior y hoy espera irse pronto a casa, «en cuanto la gente venga a llevarse los encargos, cierro» apunta muy decidida la repostera que según publica en su sección de Gastronomía, el periódico El País, elabora uno de los mejores roscones de reyes artesanos de España.

 

Delia explica orgullosa a Radio Sintonía Fuerteventura que para ella es una inmensa alegría este reconocimiento de uno de los diarios más importantes del país. El mismo orgullo trasmite al hablar de su maestro «Antoñito» quien le enseñó alguno de los trucos que hoy aplica en la elaboración de sus populares dulces, aunque matiza, «el roscón de reyes es cosa mía y los hago de crema, de nata o de crema de antoñito».

En el pequeño establecimiento de apenas unos metros cuadrados, ocupado en su mayoría por coloridos roscones de reyes a la espera de que lleguen sus compradores, se observan entre las golosinas de las estanterías, numerosas fotografías del viejo Puerto Cabras y de uno de los primeros reposteros de Fuerteventura, Antoñito. Si curioseas con Delia te recuerda que  si quieres conocer algo más del maestro tienes que «leer este libro» y exhibe en la mano una obra del escritor Jesús Giráldez.

Justo al lado de la obra de Giráldez cuelga un cartel con la frase «los dulces del recuerdo», lema de la pastelería y es precisamente los recuerdos lo que remueve Delia cuando saca de varias viejas agendas, instantáneas del antiguo Barrio del Charco. «Mira», señala con el dedo,  «la  casa de mi madre, donde estamos ahora, cuando aún eran solo bloques sin encalar «y  «fíjate, así era la calle, de tierra», añade.

Delia no solo tiene mano para la repostería, tiene facilidad también para ir desgranado en la conversación desde su mostrador, las vivencias de sus más de 20 años vinculados a los dulces. Una relación que le viene de viejo pues recuerda que su madre tenía una de las primeras pastelerías de la isla en ese mismo lugar, «aunque ella no los elaboraba, los traía de Las Palmas», asegura.

En la humilde pastelería de «la esquina del encuentro» se mezclan el  Día Reyes,  el olor a roscón recién salido del horno, la amabilidad y ternura que pone Delia en su mirada al pasado y la sonrisa de los clientes satisfechos por adquirir uno de los 50 roscones artesanos mejores de España.

 

Deja un comentario