Althay Páez, desde Lisboa hasta Canarias con ‘Sostiene Pereira’

Althay Páez presenta 'Sostiene Pereira'
El timplista Althay Páez en los estudios de Radio Sintonía

El pasado 28 de marzo, durante la entrega de los Premios Cabildo de Fuerteventura 2019, Althay Páez presentó su primer trabajo discográfico, ‘Sostiene Pereira’. Desde entonces Páez ha presentado su trabajo en el Parque Doramas el pasado mes de abril, y se dispone a realizar una presentación el próximo 3 de mayo en la Plaza de los Pescadores en Morro Jable.

Althay Páez ha explicado cómo se sintió durante la presentación del disco en Fuerteventura: «Se respiraba algo muy bonito. Sobre todo porque el pueblo de Fuerteventura estaba reconociendo al pueblo. Estaba rodeado de mis amigos, y de personas cuya música yo escuchaba de pequeño. Para mí era una maravilla. y cuando los veo pienso, ‘esto es real’. Esa noche fue magnífica. Una noche para no olvidar».

El timplista majorero ha hablado de sus raíces en el pueblo de Tesjuate, así como de qué le llevó a trabajar con su productor Julio Pereira. «Mestisay me invitó a un concierto en Bajamar, Tenerife, como artista invitado. Ya eso te da un subidón. Y Manolo González me comenta que también está como artista invitado Julio Pereira y voy a interactuar con él en uno de sus temas. Cuando bajamos del escenario me propone hacer algo juntos», ha explicado Páez.

En referencia al contenido del trabajo grabado en Gran Canaria, Althay Páez ha explicado que «lo que quisimos hacer es una simbiosis entre el cavaquinho y el timple, sin irnos al folklore. Ni folklore de Portugal ni folklore de Canarias».

Además del ‘nivel de exigencia’ de su productor, Althay Páez ha comentado que «los temas están compuestos para cavaquinho. Si la música se hace para otro instrumento hay que darle la vuelta. Entonces ahí tuvimos unas diferencias. Adaptamos once temas, diez temas sí los metimos en el disco. En el directo echamos dieciocho temas».

El disco se fraguó durante dos años, según explicó el timplista en la entrevista en Radio Sintonía, con la ayuda de las nuevas tecnologías que les permitieron realizar videollamadas e ir trabajando mediante el intercambio de audios. «Él me pasaba los audios y yo tenía que ir discriminando sonidos. No habían partituras. Tenía que discriminar el sonido y hacer mi partitura al timple», explicó Páez.

 

Deja un comentario