“Abrir la temporada de caza con muerte es una barbarie”

Domingo Martinez
Del Jable al Malpey
Del Jable al Malpey
“Abrir la temporada de caza con muerte es una barbarie”
/

Domingo Martínez Berriel, representante por parte de los grupos conservacionistas en el Consejo Insular de Caza de Fuerteventura, explica la delicada situación de las especies cinegéticas a causa de los años de sequía que vive Fuerteventura, asociados al cambio climático, y por la presión que ejercen las sociedades de cazadores y la propia federación de caza sobre los políticos que tienen la responsabilidad de permitir o prohibir la caza con muerte. Además, con el agravante de que desoyen los datos del  informe del inventario cinegético para la elaboración del Plan Anual de Caza del 2022, firmado por el técnico Paulino Alvarado.

 

Podcast Del Jable al Malpey.- / II Parte.-(2022.07.05)

.-Presenta Marusa Hernández y Sofía Menéndez.

Domingo Martínez Berriel es miembro del Consejo Insular de Caza y también del Consejo Autonómico de caza, en representación de los ecologistas. Desde niño es cazador, su padre le llevaba cuando era pequeño y no levantaba un palmo del suelo, medía el tamaño de la escopeta, ha crecido con este deporte y es más que una pasión, corre por sus venas, dice. Le emociona ver a sus perros parando, señalando una presa, aunque no la cacen, es una belleza.

“Vivo cerca de la naturaleza», -afirma Martínez,- porque de profesión es agricultor ecológico, lo que le hace estar todo el día pendiente del clima, esperando la lluvia y, a la vez, observando los ciclos de la vida de la naturaleza, entre ellas, las especies cinegéticas- “llevamos muchos años de sequía y la cantidad de conejos y perdices por hectárea ha disminuido drásticamente, están al mínimo,- comenta Martínez- pero a las sociedades de cazadores, a la federación insular y a los responsables políticos no parece importarles, y han abierto la veda sin tener en cuenta los informes técnicos. Es una auténtica atrocidad y una barbarie no sólo para las especies cinegéticas, sino también para algunas especies en peligro de extinción que dependen de la caza para su supervivencia. Una aguililla, un halcón, un cuervo o cualquier rapaz, si no puede cazar perdices o conejos porque no hay, castigarán también la población de avutarda, hubara o ganga, o cualquier especie en peligro de extinción o vulnerable, si no encuentran ejemplares cinegéticos ”.

Pero Martínez explica que aquí lo que valen son los informes de los técnicos y en este caso Paulino Alvarado, veterinario y experto en especies cinegéticas, afirma que hay 0,8 perdices por 100 hectáreas; mientras que en 2015 había 19 perdices en ese mismo territorio. Sin embargo, los tratados cinegéticos, elaborados por los especialistas, señalan que para que se pueda cazar, garantizando el equilibrio de las especies cinegéticas, tiene que haber entre 22 y 25 perdices por 100 hectáreas, o sea, por kilómetro cuadrado.

En relación al número de conejos actualmente en Fuerteventura, según los censos de los especialistas, hay 1,23 conejos por 100 hectáreas y el año pasado llegamos a tener hasta 2,6. Mientras que gatos cimarrones hay 1,26 por 100 hectáreas, una auténtica pasada, según comenta.

En el último Consejo Insular de Caza a la pregunta de si con estos informes se podía abrir la caza de forma normal, el técnico cinegético fue muy claro y respondió que  “no es recomendable abrir la temporada de caza con muerte”.

“Hay que tener en cuenta que tanto el conejo como la perdiz forman parte de la cadena alimentaria de un montón de especies que están en los ecosistemas de la isla y el disminuir sus poblaciones de forma drástica con el ejercicio de la caza tendría una incidencia grave sobre otras especies protegidas y no protegidas, de manera que afectaría significativamente a la supervivencia de algunas especies, porque los depredadores, al no tener conejo y perdiz, las utilizarían como fuente de alimentación, poniendo en riesgo los ecosistemas de la isla”, subraya este cazador.

Domingo Martínez Berriel explicó también que ante la grave situación ha presentado un escrito al Consejero responsable de Deportes, D. Claudio Gutiérrez, y también a la consejera de Medio Ambiente y al Presidente del Cabildo Insular, así como al Viceconsejero de Transición Ecológica, D. Miguel Angel Pérez Hernández, que es quien puede y debe obligar a que no se abra la caza con muerte, pues, de lo contrario, estaríamos poniendo en riesgo la continuidad de la práctica cinegética en la isla de Fuerteventura durante unos cuantos años– incluso señala se podría estar presuntamente prevaricando, dado que los informes dicen lo contrario.

Para terminar dedicamos a los cazadores y políticos una canción de la Churupaca muy a tono con lo hablado  “No se vive feliz comiendo perdiz”.

 

Deja un comentario